dimarts, 28 de març de 2017

Passejant per Coeducart

COEDUCART

   
         El Sindicat de Treballadors de l'Ensenyament del País Valencià -STEPV-IV-, des de l'Area de Polítiques d'Igualtat de Gènere, treballem per fer visibles les activitats que es fan en els centres educatius de Primària i Secundària en defensa de la igualtat entre dones i homes, xiquetes i xiquets.
      Amb aquest objectiu hem acordat amb la Universitat d'Alacant fer una exposició que es dirà «COEDUCART, Primera mostra d’activitats coeducatives», dels treballs que alumnat i professorat han fet per al 25 de novembre  i per al 8 de març,  dels centres que han volgut participar.
    L'exposició estarà a l’entrada de l’aulari II de la Universitat d'Alacant des del 27 de març fins a 12 d'abril, i es podrà visitar durant tots el dies.
    Aquests treballs mostren moltes hores de planificació, elaboració i complicitat entre companyes i companys, entre alumnat i professorat, entre equips de professorat,  per treballar amb l’objectiu d’aconseguir societats més justes, inclusives i no discriminadores.
     També podem trobar el resultat d’una educació  que vol anar més enllà de coneixements i competències, ocupant-se també dels afectes, les emocions, desenvolupament de persones autònomes i crítiques, el respecte a totes les orientacions sexuals i a la diversitat humana,  com una riquesa que beneficia a tota la societat.
    
                                     Polítiques d’Igualtat de Gènere – STEPV-IV





dimecres, 15 de març de 2017

Article de la nostra companya Emma a la Veu


http://opinions.laveupv.com/opinio/blog/9268/molt-mes-que-una-accio-testimonial-per-emma-rodriguez-castello

¿Hablamos de macromachismos?


  Según datos del Banco Mundial sobre brecha de género, España ha retrocedido en 14 puestos en el quinquenio 2010-2015. Pasamos al 28 lugar del ránking mundial en parámetros de igualdad entre hombres y mujeres.
  A la vez, se hacen evidentes datos que deben hacernos reflexionar;  los estragos y las repercusiones de la crisis económica en los niveles de pobreza y desigualdad y su brecha de género.
Frente a esto, nuevas y viejas violencias acechan a las mujeres, los mal llamados “vientres de alquiler” (¿y si hablamos de úteros?) y la gran demanda de prostitución, que nos sitúa en el primer país de la Unión Europea.
  Antiguos mandatos, para tiempos nuevos. Demandas articuladas como “derechos”, que hacen referencia a  lo de siempre, sexo y reproducción.
  Y, mientras tanto, pareciera que el discurso feminista quisiera devaluarse como demodé u ocultarse tras las Políticas de Igualdad (en genérico, sin “apellido”). Pareciera que hay un gran interés en difuminar o, claramente borrar, las razones de la existencia del movimiento feminista, las desigualdades históricas entre hombres y mujeres.
  Lo constato en muchos ámbitos y, aunque el feminismo es fuerte, hay una gran masa social que desconoce la teoría feminista y bebe de fuentes contaminadas donde se habla de antagonismos y disputas de género, como si feminismo fuera la antítesis de machismo, hablando de “micromachismos”, cosas pequeñas (¡ay, estas feministas!). El machismo es algo del pasado, parecen decir, está superado, son pequeñas cosas, para grandes sensibilidades.
  Y hemos de seguir explicando el significado de Igualdad, porque en cuanto nos descuidamos nos atizan con aquello de que la “igualdad es un fraude”, que hombres y mujeres somos diferentes. Y hay que volver a explicar, como siempre argumenta nuestra maestra Elena Simón, que la diferencia es connatural, que nacemos diferentes, pero que la diferencia de la cuna no justifica la desigualdad (de género, de capacidad, económica, etc). Y que el anhelo de Igualdad tiene que ver con el reconocimiento de derechos y oportunidades, pero también con el trato igualitario. Que hablamos de Derechos Humanos.
  Pues ahí andamos, hablando de micromachismos mientras el capitalismo neoliberal campa a sus anchas en connivencia con el sistema patriarcal, sí, el que históricamente trazó la raya de la desigualdad y la opresión de la mitad de la Humanidad.
  Por ello es necesario hablar de los viejos y los nuevos machismos. De los “macromachismos” como la prostitución y los vientres de alquiler.        Hablemos de explotación, trata y tráfico de personas.
   Hablemos de la apropiación del cuerpo de las mujeres, de su libertad reproductiva y sexual. Y de los suculentos negocios y beneficios. Y desvelemos el envoltorio almibarado de solidaridad reproductiva y libertad de elección. Más bien es un abuso de la parte por el todo, porque lo que de verdad está en cuestión es el deseo del padre, el poder.
Las mujeres, una vez más, sufren el mandato de género, “biología es destino”- Celia Amorós dixit-.
  Desmontar el discurso neoliberal será difícil, pero necesario y urgente.    Muchos intereses, también políticos, hay en juego. Hablamos de negocio, de transacciones económicas, de PIB ( la prostitución, junto con las drogas, un 4,5 % en 2015) y de voces a favor de la legalización tanto de la prostitución como de los vientres de alquiler.
  No es permisible que los deseos de unos atenten contra los Derechos Humanos, la de tantas mujeres que son tratadas y violentadas en una suerte de “Nuevo Discurso Liberal” de libre elección. ¿Nos olvidamos de la desigualdad económica y las situaciones de necesidad? ¿Qué hay de la formación y el acceso al mercado de trabajo?.
  La desigualdad campa a sus anchas. Las lógicas del mercado (todo puede ser mercancía y producto) han ocupado el espacio de la ética y los límites de la dignidad e integridad de las personas.
  Así que no hay equidistancia posible, o aceptamos que sean las lógicas del mercado las que organicen y fundamenten nuestras vidas y sociedades o pensamos colectivamente cuál es el legado que deseamos para las nuevas generaciones.


Josefina Carreño Montoya.
Maestra de AL
Vocal de la Intersindical Valenciana en la PFA
FEBRERO DE 2017

Publicado (traducido al valencià)  en “Quaderns sindicals del País Valencià” nº 64. Epoca IV. Març 2017


dijous, 9 de març de 2017

Presentació calendari de dones a Alacant




Mª Carmen Gil ens presentà el calendari  i també ens presentà a Celia Juan, una educadora que ens parlà de la seua sensibilització feminista i desprès va parlar Josefina Carreño una mestra amb les idees molt clares que ens va fer reflexionar i participar al debat posterior.

Per acabar va actuar el grup NESSUN DOGMA que, com veieu, son persones que també estan relacionades amb l'educació



Una vesprada molt agradable.

Volem inclore el text de la intervenció de Josefina Carreño que va ser molt interessant:


Bona vesprada tots i totes, amics, amigues, companys i companyes:

Agrair l’organització d’aquest acte a  Mari Carmen Gil i la presència i intervenció de Celia Juan, present al calendari 2017 per la seua lluita pel reconeixement i drets de les persones agrupades al moviment LGTBI.

Cadascuna de nosaltres, evidentment, hem arribat al feminisme per diferents camins. Moltes, després de trencar-se algun plàcid mirador, o per la "voluntat de saber"; en la recerca d'un corpus de pensament que ens acollisca i ajude a reconèixer i explicar les causes de la discriminació i de les relacions desiguals de gènere que totes nosaltres vivim o hem viscut en algun moment de la nostra vida, pel sol fet de ser dones.

Y, como muy bien ha dicho Celia, las personas somos plurales y diversas. Desde el nacimiento.
Sin embargo, la conquista del reconocimiento e IGUALDAD de Derechos (pero también igualdad de trato y condición) ha sido y, sigue siendo, la Historia de la Humanidad. La lucha de los desiguales, de las desiguales en este caso,  por la JUSTICIA.

Este es el sentido del Feminismo de la Igualdad, no la del “uniformismo”. El Feminismo es un movimiento antiguo, al menos desde la Revolución Francesa. Su historia, una labor colectiva, coral. Política, en definitiva, por la defensa de los DDHH.

El calendario de 2017 rescata del olvido a las “CREADORAS DE CAMBIOS SOCIALES”: abolicionistas, luchadoras por los derechos civiles,...mujeres que nos precedieron y consiguieron, para las nuevas generaciones, derechos y reconocimientos. Algunas, precursoras del espíritu y la letra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. En su preámbulo, proclama los DDHH como ideal común de la Humanidad y expone que deberán promoverse mediante la enseñanza y la educación.

Pero,  este calendario que inició, en 2005, la Organización de Mujeres del STE, supone, en sí mismo, una llamada de atención sobre la invisibilidad de las mujeres en la Historiografía oficial, en los currrículums y libros de texto.
Por tanto, cada año, este calendario, nos interpela como ciudadanas y ciudadanos, pero también como docentes, como “Trabajadores y Trabajadoras de la Enseñanza”.

Precisamente, hoy, 3 de marzo,  si nos detenemos a mirar el calendario que presentamos, marca como efemérides y homenajeada a María Barbeito, nacida un 3 de marzo de 1880.
María Barbeito, maestra y pedagoga que introdujo, en las escuelas gallegas, a Montessori y Decroly Maestra-inspectora hasta 1936 en que fue expedientada, depurada y condenada al ostracismo.

Y condenadas al ostracismo siguen tantas y tantas mujeres, así como su aportación a las diferentes disciplinas del saber, una prueba evidente de la falta de autoridad social que, aún hoy, se les concede a todas ellas.

Esta realidad incompleta, este relato histórico amputado, evidencia un saber incompleto, sesgado, que afecta directamente a los objetivos y  al currículum.
Pero, además, debiera hacernos reflexionar sobre el rigor de los textos con los que trabajamos cada día en escuelas, institutos y ámbitos universitarios.
La posición acrítica de la sociedad en general, y de los docentes en particular a este respecto, indica la profunda interiorización de esta discriminación, como un hecho normalizado.

Un estado de cosas que apela a los principios básicos de la Coeducación, la cual se asienta en el reconocimiento de las potencialidades de niñas y niños, independientemente de su sexo/género, en la búsqueda de conseguir un desarrollo personal y una construcción social común y no enfrentada.

Pero, ¿cómo se reconocerán las niñas y adolescentes sin referentes, sin predecesoras? ¿Cómo podrán imaginarse, sentirse capaces, “empoderarse”?
Superar el androcentrismo del currículum es urgente.
Los niños y niñas, los y las  jóvenes necesitan modelos para pensarse, para construir su identidad y proyectarse en el futuro en igualdad.
No es un tema baladí.

Estar minorizadas (en el mejor de los casos) o ausentes de los ámbitos oficiales del saber, supone un grave déficit en la educación y tiene graves consecuencias en las relaciones personales, afectivo-sexuales y sociales, en la construcción de la Ciudadanía. Porque no olvidemos la influencia de los mass media, del mundo virtual y de la publicidad. Y los estereotipos de género que muestran y manejan.

La educación ha de ser inclusiva y compensadora de desigualdades.
Y crítica. Debe contribuir a volver visible lo que las miradas “normalizadoras” ocultan.

Tenemos una gran responsabilidad. 
Responsabilidad Sindical, colocando en los ámbitos de debate y decisión política (Mesas sectoriales, Consejos Escolares, Juntas de Personal y cualquier ámbito de discusión y consulta) la perspectiva de género. Enmendando documentos, recordando los déficits del currículum, defendiendo la necesidad de una pedagogía feminista, superadora del androcentrismo.
Y profesional, en nuestra práctica docente, aportando rigor y actualización, compensando y cuestionando currículums y materiales. Abriendo nuestra mirada a la historia real, la que cuente la contribución de hombres y mujeres. La que visibilice la centralidad para la vida de la reproducción y los cuidados.

Les dades sobre bretxa de gènere, publicats pel Banc Mundial, mostren un retrocés en 14 llocs entre 2010 i 2015. I haurien de fer-nos reflexionar sobre la seua correlació amb les dades sobre violències de gènere i nombre de dones assassinades. Som conscients que la violència contra les dones és la més brutal manifestació de la desigualtat (no solament d’oportunitats sinó també de tracte i condició).

Hauríem de desitjar, pense jo, curta vida al calendari "Temps de dones, dones en el temps". La seua necessària existència, ens indica un clar dèficit democràtic, un esforç per compensar una injustícia històrica que cal corregir.
Si la història sempre va ser explicada pels vencedors, l'absència de les dones només pot ser interpretada com a intencionada i ideològica. Però només descriu, en qualsevol cas, una mitja veritat.

Josefina Carreño Montoya
Alicante, 3 de marzo de 2017